Joven maduro irresponsable

inquietud / apertura / copyleft / diseño / apple / linux / rock & roll

El conocimiento son emociones

leave a comment »

100407Juntos


Recientemente, leyendo “La información no es poder. El conocimiento sí lo es“, de Alberto Conde Mellado, recordé que tenía algunas anotaciones que, por falta de dedicación (iba a decir de tiempo; ¡qué excusa más barata!), aún no había compartir compartido contigo.

Pertenecen a la jornada “Explorando propuestas para desplegar el conocimiento en las organizaciones: 4 experiencias, 4 miradas“, que la Cámara de Comercio de Bilbao organizó el 27 de noviembre del año pasado (¡mira si he tardado!) y que sirvió para conocer diferentes fases del conocimiento de mano de sendas organizaciones: autoconocimiento (NorbaIT), gestión interna (Cámara de Comercio de Bilbao), captación externa (Orbea) y generación (Naider).

En próximas entregas, expondré algunas reflexiones que me resultaron interesantes de las diversas experiencias, pero ahora quiero empezar por el final; por el coloquio que cerró el acto y en el que se trató de responder a, entre otras, dos preguntas fundamentales cuando estamos hablando de gestión del conocimiento: ¿qué es gestión? ¿qué es conocimiento?

Parafraseando y mezclando diversas respuestas de los consultores que participaron en la charla, diría que:

Gestionar es hacer uso de los recursos de una manera eficiente
para lograr un fin determinado.

Conocimiento es la capacidad de interpretar y penetrar la realidad.

Es decir, gestionar el conocimiento sería hacer un uso eficiente de las habilidades que las personas de una organización tienen para interpretar el entorno que afecta a su actividad y la capacidad que poseen para comprenderlo y anticiparse, con el fin de alcanzar los objetivos de la entidad.

Estamos hablando, por lo tanto, de un bien estratégico de la empresa y, como tal, es obligatorio cuidarlo; protegerlo. Proteger a las personas que atesoran dicho conocimiento, preservando, al mismo tiempo, el conocimiento en sí mismo.

Me explico. Como bien comentaba uno de los ponentes, “tenemos la garantía de que las personas no duran para siempre”. ¡Por eso es importante que el conocimiento se transfiera y se comparta! Para que la organización siga disfrutando de ese bien una vez que las personas que lo atesoran van abandonando el barco. Al fin y al cabo, si la empresa ha formado al trabajador para que desarrolle su conocimiento, ¿no es acaso copropietaria de dicho saber? (¡buf…!; ¡dónde me estoy metiendo…! :))

En este sentido, me pareció absolutamente gráfica parte de la intervención final que realizó Borja Lastra, Técnico del Servicio de Innovación de la Diputación Foral de Bizkaia, para cerrar el acto. Casualmente, dos compañeros emprendían nuevos retos profesionales fuera de la Diputación y quiso hacer un inciso para reconocer su labor, agradeciéndoles el conocimiento que habían aportado a la institución y esperando que se llevaran de la misma, al menos, una mínima parte de lo que habían proporcionado. “Tú ganas, yo gano“.

¡Borja tuvo que hacer un esfuerzo extraordinario para reprimir las lágrimas! Y es que el conocimiento, al contrario que la información, no son simples datos sin vida; el conocimiento son personas, son experiencias, son emociones.

Fotografía | “Sunday means get together” por Yasin Hassan (Flickr)

Anuncios

Written by iparrado

07/04/2010 a 10:55

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: