Joven maduro irresponsable

inquietud / apertura / copyleft / diseño / apple / linux / rock & roll

Encuesta: La licencia más adecuada para una Administración

with 9 comments

100516Creative


La serie “La gestión del conocimiento” que he desarrollado recientemente me ha llevado a reflexionar, como no podía ser de otra manera, sobre el modo en que las organizaciones, y más concretamente las Administraciones Públicas, deberían difundir su saber, su información, sus contenidos.

Cada vez son más las Administraciones que se adhieren a los compromisos que plantean movimientos como la Administración Abierta (o Gobierno Abierto). Desde la llegada a la Casa Blanca del Premio Nobel de la Paz (¡Premio Nobel de la Paz!; ¿tan mal está el mundo?), Barack Obama, esta tendencia se ha popularizado y, por ejemplo, en Euskadi, el ejecutivo de Patxi López ha asumido estos principios y ha permitido que ciertos inquietos del Gobierno Vasco hayan podido desarrollar servicios como Irekia u Open Data Euskadi.

En este contexto en el que la Administración pretende colaborar, participar, cocrear con la ciudadanía, las licencias con copyright dejan de tener sentido y el debate se centra en definir qué tipo de licencia libre (copyleft) es la más adecuada. Y eso es lo que quiero debatir contigo en este artículo.

No voy a entrar aquí a explicar qué es una licencia libre, así que te aconsejo que, si no conoces el término, leas el anterior enlace sobre copyleft y visites este apartado de la web de Creative Commons, la organización referente en este sector, donde explican inmejorablemente las licencias del tipo compartir-igual.

Licencias libres de difusión abierta (gracias Jordi), como sabes o has podido leer, hay muchas, pero, por centrar el debate, me voy decantar por las tres que estimo que son las que más se pueden adecuar a este tipo de instituciones: BY (reconocimiento), BY-SA (reconocimiento-compartir igual) y PD (dominio público).

.

BY (reconocimiento)

Es de las más permisivas y sólo compromete a quien divulgue tus contenidos a mencionar que tú eres el autor de la obra, permitiendo, por lo demás, su explotación comercial y la realización de obras derivadas.

Un par de ejemplos: Irekia y Open Data Euskadi, las plataformas del Gobierno Vasco antes mencionadas, utilizan este tipo de licencia.

BY-SA (reconocimiento-compartir igual)

Al compromiso de reconocer la autoría, añade la obligación de compartir el producto resultante del mismo modo en que tú has divulgado tu obra. El resto de condiciones son iguales al caso de la licencia BY.

Una reflexión: Poco más tengo que añadir a este artículo de Julen Iturbe.

PD (dominio público)

Reconozco que es, sin duda, la opción más radical, pero no por ello la menos coherente. Los productos y servicios que la Administración desarrolla están financiados por ti, por mí, por la ciudadanía. ¿No deberían ser, por lo tanto, un bien común perteneciente a cada uno de nosotros y nosotras?

Un ejemplo: Leo Babauta (un particular con más compromiso de servicio a sus congéneres que muchas Administraciones Públicas), todo un referente en el campo de la productividad minimalista, utiliza esta licencia en su blog mnmlist:

Este blog está libre de derechos de autor. […] No es necesario permiso para copiar, distribuir, o modificar el contenido del sitio. La mención es apreciada pero no necesaria.

(Traducción del original)

.

Te dejo con la encuesta y, si te parece, charlamos en los comentarios:

.

Fotografía | “Carpeted Commons” por Glutnix (Flickr)

Anuncios

Written by iparrado

16/05/2010 a 17:01

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. El asunto tiene su miga.

    Para empezar, hay que diferenciar entre la información a la que aplica la Ley de Propiedad Intelectual y la que no. A esta última no hay que ponerle ninguna licencia, porque eso sería incoherente, pero sí conviene redactar un aviso legal donde se explique que se trata de información libre.

    En cuanto al resto, hay que diferenciar nuevamente la información “fácil” de liberar, de la “difícil”. La Ley 37/2007 hace ahí algunas distinciones. Para entendernos, las obras culturales tienen más restricciones que otras modalidades de información pública.

    Dicho esto, yo me decanto por liberar la información pública mediante las licencias más abiertas de la gama. Si hablamos de CC, con la CC-BY. El PD mola, pero nuestra legislación no lo contempla y, al final, equivale a la CC-BY.

    A quienes defienden a capa y espada BY-SA les diré que se trata de una licencia innegablemente más restrictiva que la BY y que, por lo tanto, deben aportar razones poderosas para imponer esa restricción superior.

    Alorza

    17/05/2010 at 16:40

  2. Yo soy partidario de la opcion menos restrictiva, pero que a la vez “incentive” a la gente que genera contenidos. Veo legítimo que si “liberas” algo, aspires a que se te reconozca el esfuerzo realizado. No cuesta nada hacerlo, y a mas de uno le viene bien que se le recuerde “oye, úsalo, disfrútalo, combínalo, sácale provecho… pero también sé agradecido”.
    Prefiero en general BY que BY-SA por razones parecidas a las que aporta Alorza. El DP es una opción más, pero la cuestión del “incentivo” a compartir (el reconocimiento de la fuente) me parece también útil para la administración pública.
    un saludo

    Amalio A. Rey

    17/05/2010 at 17:01

  3. Ya sabéis que es un tema que me gusta y considero interesante. Por esta razón, le he dedicado varias presentaciones que os pueden ayudar a poner luz para evitar algunas confusiones que aparecen fácilmente. Os recomiendo:
    http://www.slideshare.net/jordigraells/reutilizar-la-informacin-pblica-para-innovar
    http://www.slideshare.net/jordigraells/ms-all-de-la-reutilizacin-una-experiencia-en-el-uso-de-licencias-creative-commons-en-la-generalitat-de-catalunya
    http://www.slideshare.net/jordigraells/derechos-de-autor-y-propiedad-intelectual-en-entornos-digitales-y-colaborativos-cmo-citar-documentos-en-creative-commons
    Y otra que publicamos en gencat:
    http://www.slideshare.net/gencat/reutilizando-la-informacin-en-la-generalitat-de-catalunya
    Allí encontraréis los conceptos básicos y el aviso legal que aplicamos universalmente en toda la Generalitat, sobre reutilización y uso de licencias Creative Commons.

    Básicamente, la reutilización está regulada por la Directiva 2003/CE, traspuesta a la legislación española por la Ley 37/2007, de reutilización de la información del sector público. La Ley establece el marco por el que la ciudadanía y el sector privado pueden explotar la documentación y los datos generados por el sector público. Asimismo descarta la que está sometida a derechos de propiedad intelectual.

    El acceso a la documentación susceptible de tener derechos de autor se puede formular mediante el uso de licencias de difusión abierta (mejor que ‘libres’), como las Creative Commons.

    En la Generalitat optamos desde hace tiempo por la CC BY, en la mayoría de materiales, y por la CC BY-ND, cuando aparecen personas identificables físicamente (para reforzar la protección, además, de los otros derechos afectados en este casos: intimidad…).

    Un abrazo. Buena reflexión 🙂

    Jordi Graells

    17/05/2010 at 17:41

  4. Para empezar, está claro que tengo que leerme detenidamente la Ley 37/2007 (je, je), así podré hablar con más propiedad y fundamento.

    Por otro lado, olvidándonos del Dominio Público (la idea más radical, aunque más de mi gusto; pero, por lo que te leo Alberto, inaplicable), mi incertidumbre entre la BY y la BY-SA es manifiesta.

    La BY obliga a mencionar la autoría, algo que, viniendo de la Administración, me parece que puede resultar hasta “arrogante”
    (¿es realmente necesario que mencione qué Administración ha generado el contenido que he utilizado para realizar mi obra, producto, servicio…? ¿no es función de la Administración acaso favorecer el desarrollo socioeconómico de la sociedad?).

    Pero, por otro lado, ya que obligas a mencionar quién es la autora del contenido, ¿no sería conveniente que instaras a quien genere una nueva obra derivada a que la divulgue del mismo modo, al menos, en que tú lo has hecho? Si no, ¿quién le impide divulgar y/o explotar su obra bajo una licencia copyright?

    ¡Buf…! Sigo dándole vueltas al coco.

    Muchas gracias Alberto, Amalio, Jordi, por vuestras aportaciones. Hemos escrito el mejor artículo de este blog.

    PD: Me estoy dando cuenta de mi incoherencia al ver, mientras escribo, la licencia que tengo aplicada a este blog. Período de reflexión…

    iparrado

    17/05/2010 at 18:55

  5. Una anotación: el hecho de citar la fuente no es por arrogancia, sino para identificar de dónde proviene, sin más. Es lo mismo que hace mi pescatera con los pescados.

    En cuanto al Dominio Público, sería bueno que alguien más versado explicara el porqué resulta de difícil aplicación en este país.

    Ah, y en caso de duda, quedaos con lo que diga Jordi Graells, que lo sabe casi todo sobre este particular 🙂

    Alorza

    17/05/2010 at 19:14

    • Entrecomillo lo de “arrogancia” porque no quiero que suene peyorativo. Me refiero a que compartir, aportar, colaborar, participar… forma (o debería formar) parte de la esencia de la Administración y que no deberíamos obligar a quien se beneficie de nuestro trabajo a que nos mencione (aunque siempre se agradece, claro).

      ¡Es nuestra obligación! Más bien, nuestro compromiso.

      Gracias por enriquecer el debate. Un abrazo…

      iparrado

      17/05/2010 at 19:54

  6. Seguramente las CC sean buenas licencias, pero si no interpreto mal la ley hay casos en los q la info tiene q ser liberada con licencias administrativas.
    Ninguna de las CC como tal cumple los requerimientos para ser licencia a administyrativa (p.e. No definen marco temporal

    Como se come eso?

    Ademas las CC estan basadas en el derecho eeuu q no es exactamente trasladable al ambito europeo como paso con la GPL y la EUPL.

    Creo q necesitamos una EUCC )

    alberto abella

    22/05/2010 at 11:06

    • Hola, Alberto.

      Precisamente, me pillas poniéndome al día sobre el tema leyéndome la Ley de Propiedad Intelectual y la Ley 37/2007, así como ciertos artículos sobre la materia, entre los que está éste que recientemente escribía Pedro J. Canut y en el que planteaba la misma duda que tú desarrollas en el comentario.

      Por lo visto, da la sensación de que, efectivamente, estamos ante un escenario de, si no vacío, ambigüedad legal en esta materia.

      Gracias por tu participación. Seguimos aprendiendo. Un saludo…

      iparrado

      22/05/2010 at 14:53

  7. Por cierto; por coherencia, cambio de licencia.

    Un saludo…

    iparrado

    23/05/2010 at 20:18


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: