Joven maduro irresponsable

inquietud / apertura / copyleft / diseño / apple / linux / rock & roll

Hoy voy a asesinarte, nena

with 2 comments

100615Contexto


Los caprichos del subconsciente han hecho que hoy se hayan reunido en mi mente dos elementos tan aparentemente desvinculados como son “Las 7 Ces del Community Management“, excelente artículo que publicó hace un tiempo Fernando Polo en en el blog de Territorio Creativo, y “Hoy voy a asesinarte”, canción de los gallegos Siniestro Total.

Leamos con detenimiento el estribillo del mencionado tema:

Hoy voy a asesinarte, nena
te quiero pero no aguanto más
hoy voy a asesinarte, nena
no me volverás a engañar

¡Fuerte, ¿verdad?! Pues el resto de la letra tampoco tiene desperdicio.

No me cabe duda de que si alguien publicara una canción como ésta en la actualidad, vería cómo automáticamente el tema es ilegalizado, tendría que pagar una sonora multa (quizá, incluso, acabaría en la cárcel) y podría dar por finalizada su carrera profesional como músico.

Lo que en la década de los ’80 podía entenderse como una simple broma, en este momento es una auténtica ofensa a un colectivo, el de las mujeres maltratadas, que ve como casi diariamente una nueva víctima se une a la lista de la vergüenza machista.

La importancia del contexto.

Por ello y volviendo a las “Ces” que Fernando indicaba en el artículo y que varios lectores complementaban en los comentarios, añadiría el Contexto (creo entender que David Sánchez Bote y Marc Cortés también lo mencionan aquí y aquí, respectivamente). Si no conocemos la realidad sociocultural del colectivo al que vamos a destinar nuestro producto o servicio, cualquier diseño de un proyecto, tanto online como offline, está irremediablemente abocado al fracaso.

En concreto, las personas a las que nos apasiona este universo de la web social solemos pecar de intentar meter con calzador soluciones basadas en estas nuevas herramientas tecnológicas en cualquier contexto y situación. Para nosotras es algo tan cotidiano que a veces olvidamos que muchas personas aún no saben ni siquiera manejarse con soltura con un equipo informático.

Recuerdo cómo recientemente nos reunimos un grupo de personas en la organización en la que trabajo para definir cómo se podía enseñar a las personas desempleadas el uso de las redes sociales profesionales (LinkedIn, Xing y demás) para que las aprovecharan con el objetivo de lograr un puesto de trabajo. Y nos encontramos con que las personas que acudían a nuestro servicio de orientación de empleo cumplían mayoritariamente este perfil:

Hombre de 45 años con experiencia en la construcción, donde ha estado muchos años trabajando sin apenas reciclarse. No maneja Internet; casi no sabe ni lo que es.

¿LinkedIn? ¿Xing? ¿Redes sociales? Estaba claro que esta gente no tenía ni idea de lo que les íbamos a contar. “¿Facebook?” “¡Oh, sí!; eso me suena, sí” “¿Tuenti?” “Sí, sí; eso también. Eso es lo del chat ése en el que se mete mi hijo todas las tardes”

Al final, decidimos que lo más apropiado sería explicarles las bondades de LinkedIn y similares a las personas que estaban optando a puestos de trabajo de carácter más técnico, y sensibilizar a las personas que ya estaban utilizando las redes sociales generalistas para que tuvieran cuidado con lo que publicaban en la red y el grado de privacidad con el que trataban sus cuentas.

En definitiva, volvemos a lo de siempre: “escuchar antes de hablar“. Eso que hacemos tan poco y que provoca que, como indicaba hace poco en la conversación que mantuve con Víctor Montaño en los comentarios de este artículo, establezcamos una relación digna de una especie de despotismo ilustrado empresarial, “todo para el cliente, pero sin el cliente”, a través del cual nos olvidamos de las necesidades reales de las personas que utilizan nuestros productos y/o servicios.

.

PD: Por cierto, no todos los tema de Siniestro Total son tan poco afortunados desde la perspectiva actual como el que nos ocupaba en este post, así que te dejo con “Pueblos del mundo, ¡extinguíos!“; un canto a la reinvención de la sociedad.

Fotografía | “Kaleidoscope” por Nozav (Flickr)

Anuncios

Written by iparrado

14/06/2010 a 21:06

Publicado en Web social

Tagged with ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. El contexto, espacio temporal o escenario en el que nos situemos es tremendamente importante. Intentar llevar a cabo en unas acciones en un escenario distinto para el que fueron ideadas suele conducir al fracaso, debido a que los actores no van a actuar como se había planificado, no se van a dar los eventos esperados o al menos con la intensidad deseada, por lo que la estrategia u objetivos marcados se nos hacen inalcanzables.

    Pd: Es impresionante como la planificación a adoptado palabras del mundo de la actuación y como la tecnología disruptiva deja atrás a personas, ¿Cuándo nos quedaremos fuera de contexto nosotros?

    Un saludo

    victormconde

    14/06/2010 at 22:48

    • Si fracasan algunas de las acciones que están contextualizadas, qué no va a pasar con aquéllas que parten de inicio descontextualizadas, ¿verdad?

      Gracias por compartir reflexiones. Un abrazo…

      iparrado

      15/06/2010 at 16:51


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: