Joven maduro irresponsable

inquietud / apertura / copyleft / diseño / apple / linux / rock & roll

El Comité de Empresa “embebido”

leave a comment »

090729Manuscrito


Para que una empresa desarrolle una cultura de la innovación, es fundamental un clima laboral favorable para que la creatividad y el entusiasmo pasen a formar parte de la actitud de las personas que trabajan en la misma, y los actores principales para salvaguardarlo deberían ser, sin duda, el Comité de Empresa y la propia empresa. Sí, ¿no?

Te cuento un par de anécdotas:

  1. Miembro del Comité de Empresa que pasa a ostentar el cargo de Responsable del Departamento de RR.HH. y que dimite como representante de los/as trabajadores/as alegando que su futuro puesto puede generar un conflicto de intereses con su actual condición. Si pasar a ser Responsable de RR.HH. supone que tus tareas entran en conflicto con la postura que has mantenido como miembro del Comité de Empresa, yo me echaría a temblar.
  2. Éste es un caso de hace unos días. Empresa de unos 150 trabajadores. Durante el duro temporal de clima siberiano que hemos estamos sufriendo, se va la luz, con lo que la actividad se para y ¡¡la calefacción deja de funcionar!! Inmediatamente, el Departamento de RR.HH. se pone en contacto con una empresa de catering para que traigan unos cuantos litros de café para que la gente entre en calor y pueda entretenerse al más puro estilo “Camera Café” mientras la avería es reparada. No tiene Comité de Empresa y me consta que es un ejemplo en cuanto a condiciones de conciliación de la vida laboral y personal, entre otras bondades.

¿Adónde quiero llegar con todo esto? Ya llego.

Siempre he creído que el Comité de Empresa debería ser una herramienta al servicio tanto de su organización como de las personas que trabajan en la misma; un utensilio útil para ambos colectivos: de asesoramiento jurídico-laboral para la empresa y de defensa de las condiciones contractuales de los/as trabajadores/as. Un ente que debería convivir en excelente armonía con la dirección de cualquier institución.

Asimismo, pienso que la dirección de una empresa debe ser cada vez más sensible a las necesidades de quienes hacen posible que su misión se cumpla, las personas, dotándoles de unas condiciones de trabajo lo más atractivas y agradables posibles.

En el ideal que dibujo en mi mente, el Comité de Empresa dejaría de tener sentido, pues su espíritu estaría embebido en el modus operandi del Departamento de RR.HH.

Sé que suena tremendamente ingenuo (y más con la que está cayendo), pero estoy seguro de que si las empresas asumieran este actitud, las personas en su seno serían más felices: las que trabajan en ella porque confían en que sus dirigentes han buscado la mejor solución ante sus problemas, y para quienes dirigen o gestionan a las personas trabajadoras porque dormirían mejor pues su conciencia descansaría tranquila sabiendo que han aplicado la mejor, más justa y más legal de las opciones posibles para solventar las inquietudes de sus subordinados/as (aunque a mí, independientemente de rangos, me gusta más como suena colaboradores/as).

Generalmente ganamos la confianza de aquéllos en quienes ponemos la nuestra.
Tito Livio (historiador romano)

Fotografía | “Frases latinas” por Becante (Flickr)

Anuncios

Written by iparrado

16/02/2012 a 07:30

Publicado en Personas

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: